Noticias / Ensambladoras excluidas del plan económico

Ellos insisten. Son 11 mil trabajadores que dependen de una industria que ha quedado rezagada en medio de una emergencia económica decretada por el Ejecutivo.

“Estamos negados a morir. Haremos lo que sea necesario”, dijo firmemente y sin titubear Christian Pereira en representación sindical de las ensambladoras de vehículos del país. Saben que no son prioridad. La gente no se alimenta ni sana con carros nuevos. Pero tienen propuestas bien definidas para lograr la reactivación del sector con el autoabastecimiento de divisas.

El Carabobeño

El 2015 fue un año complicado para la industria, “ha sido el peor de toda la historia”, y el 2016 podría tener cifras aún más negativas. Desde octubre de 2014 a los proveedores de las piezas importadas de las ensambladoras no se les adjudica ni un dólar. La liquidación de esos 131 millones 677 mil dólares aún no ha sido realizada al 100%, y ha sido con el depósito irregular de esos recursos que las plantas se han mantenido operativas a baja capacidad con largos periodos de paralización.

Cien mil puestos de trabajo indirectos están en riesgo y desde el Ejecutivo no se ha hecho otra cosa que establecer reuniones y prometer la reactivación. Hasta creó la figura de autoridad única para la recuperación del sector automotor a cargo de Saúl Ameliach, con quien los sindicalistas no se reúnen desde abril de 2015. “Y ni en el decreto de emergencia económica, ni en los nueve motores para salir de la crisis anunciados por el presidente Maduro han incluido el ensamblaje de autos”.